Pages Menu
Categories Menu

Posted on 24 Feb, in Fotografía | 1 comment

La cámara digital nos ha cambiado para siempre

La cámara digital nos ha cambiado para siempre

Todo comenzó a mediados de la década de los 70. Fue entonces cuando conocimos los primeros prototipos de cámaras digitales. La primera la inventó Steve Sasson y parecían una caja del tamaño de una pequeña cafetera con un casete insertado al costado. Años después, estas cámaras se convertirían en toda una revolución y hoy podemos decir que han cambiado nuestra vida en muchos sentidos, sobre todo porque ha cambiado el papel social de la fotografía, algo que todavía se ha impulsado más después de que las cámaras se hayan adherido a los teléfono móviles. Parecían una pareja extraña pero ha sido todo un éxito.

¿Y en qué aspectos nos ha cambiado la vida la cámara digital? En primer lugar, somos más y mejores fotógrafos. Las cámaras digitales, a diferencia de las convencionales, nos permiten tomar fotografías y almacenarlas en una memoria digital para posteriormente imprimirlas, editarlas o archivarlas en nuestro ordenador.  Todos tenemos un ordenador, por lo que casi todos nos animamos a dar el salto a la fotografía. Las estadísticas indican que cuantas más fotografías tomes, más probabilidades tendrás de conseguir tomas excelentes.

Quizás por esto, cada vez se tomen más fotografías. La diferencia respecto a décadas anteriores es abismal.  De hecho, si en los años 80 se podía festejar cualquier evento y utilizar solo un carrete de 24 o 36 fotografías, lo que ya suponía un coste importante, ahora podemos tomar centenares de fotos inmortalizar cualquier situación que nos llame la atención. Y sin coste. Éste es el principal impacto de la cámara digital.

Y si todos podemos ser fotógrafos, también todos podemos sumarnos al periodismo ciudadano y convertirnos en un pieza clave a la hora de contar un acontecimiento. Solo tenemos que estar en lugar y en el momento preciso en que ocurra algo noticiable, capturarlo con nuestra cámara o nuestro móvil y compartirlo a través de Internet. En cuestión de segundos la imagen que hayamos tomado y la historia que contemos con ella pueden convertirse en todo un fenómeno viral.

Precisamente, en las redes sociales compartimos muchas de las fotografías que tomamos. Son como un gran álbum donde añadimos comentarios nuestros o de nuestros amigos virtuales. Por tanto, también la forma de guardar las fotografías ha cambiado. Ahora apenas las imprimimos y enmarcamos. Optamos más por publicarlas y archivarlas.

Además, si nos fijamos en la calidad de la imagen, las últimas cámaras digitales Sony han supuesto toda una revolución. Sus dispositivos no paran de evolucionar y cada vez consiguen capturar mejor los detalles de la realidad gracias a sus sensores de alto rendimiento y sus zooms ópticos. Por eso, para quienes buscan calidad en sus fotografías, las cámaras compactas o Réflex son la mejor elección.

Las cámaras digitales han facilitado y democratizado la fotografía.  Eso también conlleva que las imágenes han perdido valor documental y testimonial,  pues  con programas como el Photoshop podemos transformar la imagen que capturamos casi por completo y que los retoques apenas se perciban. Si antes la fotografía era una actividad técnica que estaba en manos de expertos, ahora está al alcance de todos los públicos.